¿Porqué en fotos nos vemos feos?-Explicación científica

Seamos realistas, si no somos una belleza fotogénica, raras veces tendremos buenas fotografías con amigos, lo más probable es que salgamos de aspecto terrible en las fotos. Por lo tanto, ¿significa que somos feos? Si es así, porqué no creemos que somos tan feos cuando nos vemos en el espejo?

La apariencia y la autoestima implícita

En este mundo casi todo entra por los ojos, por tal razón nuestra imagen tiene gran valor para esta sociedad, con ella muchas cosas se pueden facilitar, en el amor, el trabajo, en las relaciones interpersonales en general, es por esto que todos intentamos mostrarnos de la mejor manera posible.

Ocurre también que en el nivel intrapsiquico, en estos casos la gente tiende a mostrar evidencia de autopromoción en el reconocimiento de sí mismo, que tal auge se extiende a amigos cercanos pero no a parientes desconocidos, y que está relacionado con medidas automáticas e implícitas de autoestima en lugar de deliberadas y Medidas explícitas. La autoestima implícita se define teóricamente como la positividad de las asociaciones automáticas o intuitivas con el yo.

Una investigación realizada por Epley, buscó responder a esta pregunta mediante un experimentos en el que se escogieron personas al azar.

 

Los participantes completaron un procedimiento originalmente destinado a permitir una replicación conceptual de la correlación con la autoestima implícita versus explícita. En particular, los investigadores crearon una serie de imágenes transformadas que aumentan en simetría. Las investigaciones existentes demuestran que la gente tiende a apreciar imágenes simétricas de sí mismas (Little & Jones, 2003), y la simetría es generalmente percibida como atractiva (Rhodes, 2006). En este procedimiento de simetría, las imágenes faciales de los participantes se dividieron a la mitad verticalmente, el lado derecho se volteó para crear una cara perfectamente simétrica, y la imagen real de los participantes se transformó con esta imagen simétrica en incrementos del 10% hasta el 90% Imágenes. Debido a que este procedimiento sólo aumenta la simetría en lugar de disminuirla, los sesgos medios en la imagen reconocida no pueden tomarse como clara evidencia de autopromoción, ya que cualquier error aleatorio en la selección de caras puede conducir solamente a una selección de una cara mejorada. Se incluyo este procedimiento sólo para servir como una posible replicación conceptual de la relación entre el reconocimiento y la autoestima implícita versus explícita. La evidencia reciente, sin embargo, sugiere que este procedimiento quimérico puede disminuir ligeramente el atractivo aparente de la cara debido a anomalías introducidas por rasgos faciales asimétricos (para una revisión, ver Rhodes, 2006). Trataron de eliminar estas preocupaciones mediante la eliminación de tres personas que tenían marcas faciales obvias que parecen extraños con este procedimiento, pero no pudieron descartar artefactos en conjunto. Este procedimiento, desconocido en el momento, por lo tanto, contiene algunas ambigüedades que pueden hacer que sea menos de lo ideal para los propósitos. Dicho esto, los resultados de este procedimiento de simetría fueron al menos consistentes con nuestras predicciones. Al igual que con el procedimiento de promediar, la tendencia de los participantes a seleccionar las autoimágenes más simétricas se correlacionó significativamente con la medida compuesta de autoestima implícita, r (22) = .40, p = .05, pero no con autoestima explícita, r = 0,18, p = 0,40. Los participantes tendieron a seleccionar una cara que era significativamente mejor que la suya propia (M = 26.25% morph con imagen perfectamente simétrica), t (23) = 4.68, p <.001, d = 1.95.

Referencia: Epley, N. & Whitchurch, E.(2008). Mirror, mirror on the wall: enhancement in self-recognition. Pers Soc Psychol Bull.34(9):1159-70.