John Maeda: Si quieres sobrevivir en el diseño, es mejor aprender Código.

Credito: ROBERT A TOBIANSKY / GETTY IMAGES

SILICON VALLEY FINALMENTE ENTIENDE el papel esencial del diseño.

Los productos lucen mejor que nunca, las interfaces se sienten intuitivas, y las empresas están contratando diseñadores a un ritmo creciente. Pero el papel del diseñador en la tecnología está cambiando. Y es que ya no es suficiente para recorrer y entender al usuario. Lo que las empresas necesitan ahora son diseñadores que puedan empatizar y  golpear a las líneas de Javascript.

Alguno diseñadores que viven en una nebulosa ingenieril, que no son bastante puros, diseñadores que no son muy ingenieros ni tampoco muy diseñadores, una cualidad no del todo pura, su condición de híbrido es cada vez más atractivo para las empresas de tecnología que buscan empleados que pueden identificar tanto los problemas y crear soluciones. “Cuando se puede hacer ambas cosas, se pueden hacer cosas que nadie más puede hacer,” dice John Maeda. “Las empresas de tecnología que innovan tienden a tener estas personas únicas.”

Maeda es en el diseño de lo que Warren Buffet es en finanzas, El es un técnico experimentado que pasó más de una década en el Media Lab del MIT antes de convertirse en presidente de la Rhode Island School of Design, socio de la VC potencia Kleiner Perkins, y ahora la cabeza de la computación el diseño y la inclusión en Automattic, la empresa matriz de WordPress.com. Cada año, Maeda viaja a South By Southwest para entregar su informe de Diseño en Tecnología, una presentación en expansión que describe el impacto creciente del campo de la tecnología y los negocios.

Desde 2004, las empresas como Accenture, Capital One, y Deloitte han recogió más de 71 consultorías de diseño independiente, con 50 de los varios millones de dólares talento agarrados y sucedidos en los últimos dos años. Mientras tanto, las escuelas de negocios, empezando por la Escuela de Administración de Yale, han comenzado la adición de clases de diseño a su plan de estudios básico. Las compañías como McKinsey e IBM han promovido a sus diseñadores para un nivel superior de gestión, un reconocimiento de que el diseño tiene, en muchos aspectos ya demostrado un papel muy importante.

Pero el papel del diseño en este mundo está cambiando constantemente. En su informe de 2017 Maeda hace el caso de que los diseñadores de mayor éxito serán aquellos que pueden trabajar con materiales de código intangibles, palabras y voz. Estos son los diseñadores que elaboran las experiencias de los chatbots, en el que las personas interactúan cada vez más con las interfaces de voces. Maeda cita una entrada en un blog publicada la primavera pasada, en la que el diseñador UX Susan Stuart demuestra que el caso de que la escritura y el diseño UX no son tan diferentes. “Aquí es donde me gustaría llamar el paralelo con la escritura – porque un conocimiento esencial del diseñador de interacción es imaginar los usuarios (caracteres), motivaciones, acciones, reacciones, obstáculos, éxitos, y un conjunto completo de ” que sucediera si, “escenarios, ” ella dijo. “Estas son las habilidades de un escritor.”

Este año, Maeda ahonda en esta idea de las habilidades, centrando su propia en el creciente campo del diseño computacional (un campo que está pionera desde mediados de la década de 1990). En el informe Maeda hace la distinción entre el diseñador “clásico”, los fabricantes de objetos finitos para un grupo selecto de personas (entre un diseñador gráfico, diseñador industrial, diseñador de muebles) y los diseñadores “computacionales”, que se ocupan principalmente del código y se la pasan en constante evolución, y sus productos  impactan a millones de  personas.

Tomemos el ejemplo de intagram, que desde el principio tuvo que equilibrar las limitaciones de ingeniería y diseño. En sus inicios, la empresa era demasiado costosa computacionalmente para permitir tanto para su modo horizontal y vertical; en lugar de limitar la interfaz de uno u otro, los diseñadores de Instagram decidieron hacer cada foto un cuadrado. “Al ser cuadrada usted no tiene que elegir más”, dice Maeda. “Fue una gran decisión de diseño.”

Los diseñadores que pueden codificar y escribir siempre han sido atractivos para las empresas de tecnología, pero el informe de Maeda predice un punto de inflexión para el campo. A medida que la distinción entre la ingeniería, la escritura y el diseño se vuelve más borrosa, el papel del diseño en la tecnología sólo está cada vez más arraigada en el proceso de desarrollo de productos. Al final, el diseño, como un campo singular, podría llegar a ser menos visible pero más relevante. Y algún día, el diseño no necesitará informes de 50 páginas de Maeda para exaltar sus virtudes.