31 años después, este balón de fútbol logró llegar al espacio.

La pelota fue recuperada tras la explosión del transbordador espacial Challenger en 1986. Ahora, 31 años después cumplió su destino de llegar a la Estación Espacial Internacional.

Resultado de imagen para pelota en el espacio
Crédito: Shane Kimbrough NASA

A la Estación Espacial Internacional (ISS) logró llegar la pelota de fútbol, y le tomó nada menos que 31 años en cumplir con su destino, truncado alguna vez, tras la explosión del transbordador Challenger en 1986.

Cuando el astronauta Ellison Onizuka uno de los 7 astronautas del transborador, se preparaba para abordar el Challenger en 1986, su hija Janelle Onizuka, que para entonces tenia 16 años de edad, recibió de su hija como regalo esta pelota de fútbol autografiada por ella y algunos compañeros del equipo de fútbol de su escuela.

Tras la trágica explosión del Challenger surgida solo 73 segundos después del despegue, el 28 de enero de 1986, en la que infortunadamente ninguno de los tripulantes logró sobrevivir, se organizó una recuperación de los artículos personales de los astronautas, en la que se logró encontrar la bandera de Estados Unidos y el balón de fútbol.

Janelle Onizuka, dijo en una entrevista para la cadena de noticias ABC: “En virtud de los dias catastroficos que siguieron, el balon es literalmente, mi ultimo recuerdo de mi padre”

los restos recuperados por la NASA fueron conservados en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, y los objetos personales fueron entregados a los familiares de los astronautas.

Por mucho tiempo, el balon fue excibido en el Clear Lake High School, pero 30 años mas tarde los estudiantes aceptaron mandar el balon al espacio, como una oportunidad ofrecida por Shane Kimbrough, comandante de la expedición 50 a la ISS.

Kimbrough divulgó la foto en Twitter de la pelota flotando frente a la ventana de la cúpula de la estación espacial, antes del aniversario de la tragedia Challenger y el día de la Memoria de la NASA.

“Me siento honrado de ser parte de traer este pequeño trozo del legado de Challenger a la Estación Espacial Internacional”, dijo Kimbrough a través de un comunicado de la NASA.

La pelota será devuelta a la Tierra, en un próximo vuelo de carga.

“El balón de fútbol ha continuado en muchos aspectos la misión que mi padre emprendió hace tantos años, y ha continuado viajando y explorando el espacio inspirando a tantos a través de su historia”, dijo Janelle Onizuka en la nota publicada por Clear Lake High School.